Saltear al contenido principal

ADIOS AMOR MIO

La muerte es algo que ningún ser humano espera de forma tan repentina, mucho menos alguien como yo, siempre he sido tan vital y activa, pensar que debo despedirme de todo lo que me rodea, en especial de ti, me causa gran tristeza y frustración.

¿Recuerdas todas nuestras aventuras? ¿Los momentos peligrosos que atravesamos para no ser descubiertos por mis padres?, las noches que subías hasta mi ventana como un ladrón, ¡El ladrón de mi corazón! El único hombre al que me entregue en cuerpo y alma, con una pasión tan grande como las estrellas del cielo y las arenas del mar, cada beso de tu boca era como un oasis en el desierto.

Antes de conocerte era tan desdichada, mi vida giraba en torno a una familia destruida, padres separados y hermanos distantes, la soledad invadía mi corazón, el rencor se hacía más fuerte dentro de mí, ya no creía en nada, hasta que te vi.

¡Quien imaginaria que aparecerías como un ángel para salvarme!

No puedo describir lo que siento por ti, es algo más grande que mi propio ser, desde que te conozco solo me has dado cosas buenas, me enseñaste que la vida tiene sentido a pesar de los problemas, me diste valor para enfrentar mis temores, gracias a tu amor y bondad he conocido el perdón, la felicidad y sobretodo el amor.

Nunca temí perderte tanto como ahora, ni siquiera en nuestras peleas, cuando por mis celos te enfadabas, pero después entendías que lo hacía porque te amaba, me decías “te amo”, y tus brazos se convertían de nuevo en mi refugio, como me duele dejarte, sé que no estarás preparado para darte esta terrible noticia.

¡Cáncer Terminal! El medico fue muy claro en su diagnóstico, solo me quedan unos cuantos días, y el miedo crece, sufro cada vez que pienso que ya no volveré a ver tu rostro, tus hermosos ojos, nunca más disfrutaremos de los amaneceres desde el balcón de nuestra habitación, ni veremos juntos la luna llena, ya no compartiré ese futuro que soñamos juntos hace tiempo, no podre darte los hijos que anhelas tener, y mi cuerpo no te podrá cobijar cuando tengas frio, solo tendrás el recuerdo de lo que fuimos, mi espíritu te acompañara siempre, aunque te duela mi partida tendrás que seguir viviendo, te enamoraras de otra mujer y serás feliz a su lado.

No ha sido fácil entender que mi vida terminara pronto, es tan injusto, haberte conocido solo para perderte, tengo muchos sentimientos encontrados, odio, ira, tristeza, amor, desesperación, pero en medio de mi dilema pienso ¿De qué hubiera servido tener una larga vida sin sentir amor? Voy a morir pronto, pero conmigo llevare la satisfacción y la fortuna de haber sido amada por un hombre tan noble y bueno como tú. Amor mío, solo puedo agradecerte por los momentos tan increíbles que viví a tu lado, por darme lo mejor de ti, por amarme y respetarme, por cambiar mi vida, por ser mi amigo, confidente, novio, amante, guardián y protector.

Deseo las mejores cosas de la vida para ti, ¡por favor! no dejes que el sufrimiento te envuelva, piensa que estaré vigilándote desde el cielo, me convertiré en tu ángel de la guarda y esperare con ansias el día que Dios decida juntarnos de nuevo. Te amé, Te amo y te amare más allá de la muerte.

“En mi mente vives siempre

Como una llamarada ardiente

En mi mente siempre estas

¿Quién podría tu lugar ocupar?

El oasis de mi desierto corazón

Caballero que me libero de la prisión”

Adiós amor, me despido de este mundo terrenal, pero mi alma vivirá contigo hasta el final…

Acerca del autor: Martha Lucia Paiba Ardila

Me encanta leer y escribir y dejar volar mi imaginación hasta los confines del universo, soñar despierto es una aventura increible.

¡Involucrarse!

Bienvenido a CCS Escritores

Únete a nuestra comunidad y forma parte del nuevo grupo de escritores CCS 7-25

Comentarios

Sin comentarios aún

Me encanta leer y escribir y dejar volar mi imaginación hasta los confines del universo, soñar despierto es una aventura increible.

Volver arriba