Saltear al contenido principal

Acepto mi Error

 Estoy furiosa conmigo misma, me prometí ir al gimnasio todos los días y hoy no lo hice. Ha estado lloviendo todo el día y los niños no dejan de toser. Discúlpame mi amor, planeaste con esmero mi dieta y lista de ejercicios, me explicaste con detalle todo paso a paso, y aunque entendí todo a la perfección, falté a mi promesa.

Acepto mi error, me dejé llevar por el cansancio, estuve en vela toda la noche tratando de bajarles la temperatura a los niños, fue hasta la madrugada que decidí bañarlos y que al fin pude descansar. Es difícil para mi mantenerme firme en mis propósitos personales cuando están los niños de por medio. El amor por mis hijos esta sobre todo en la vida, se que lo entiendes, pero no me satisface en lo absoluto el haberte fallado. Necesito organizarme más y ver todas mis posibilidades, hacer lo mejor que pueda y ser mas consistente.

Cuando estoy agotada, como hoy, doy gracias al cielo por a verte puesto en mi camino. Me inspira tu energía y perseverancia, no has faltado ni un día en tu decisión de formar tu cuerpo. Planeas y te organizas hábilmente para no descuidarte ni desatendernos. Deseo un día alcanzar tu fortaleza y lograr mis metas sin sacrificar la salud de los que amo. Se que puedo hacerlo, pues esa manera tan tuya de emprender la vida me enseñó que mis debilidades no son barrera para lograr lo que deseo. Siempre me ha costado despegar, pero una vez que emprendo el vuelo, soy perseverante, perfeccionista, entregada, y no descanso hasta lograr mis metas, gracias por ser mi motor de arranque. Eres la fuente de inspiración para lograr mis retos.

Amo capturar recuerdos en imágenes, cuidar de los que amo, cocinar, y el calor de tu abrazo. Amo cuando tu libertad despierta mis sentidos, conectándome así conmigo misma. Complementas cada parte de mi ser, entre tus impulsos y mi cautela formamos el mejor equipo. Somos de carácter diferente, lo sé, pero el perseguir los mismos ideales nos asemeja. Juntos lograremos romper las cadenas que nos sujetan al pasado y formar nuestra familia de iguales.

Me entusiasma oírte hablar de tus competencias, eres un hombre de retos; luchas y te entregas dando lo mejor de ti cada día. Sé que llegarás a ser el mejor fisiculturista, para mí ya lo eres. Antes de cada competencia, ya eres un triunfador, mí triunfador. Voy a ayudarte a lograr tus sueños cocinándote y manteniéndote todo en orden para que al llegar a la casa no tengas nada de que preocuparte. Cuidaré de los niños cuando se despierten llorando en las noches para que puedas descansar y persistir en lo que amas. Tomaré fotografías a tu cuerpo cada cuatro semanas y juntos veremos tu progreso.

Te brindo mi perseverancia en levantarme después de cada caída, el silencio de mi cuarto para calmar el ruido de tu subconsciente, mi intento por cambiar los hábitos que me impiden crecer. Y mi tiempo, disfrutado contigo.

Siempre tuya, Yadira

Amo vivir...

Volver arriba